Columna de opinión

– NUEVA VERSIÓN DEL SITIO –

A partir del día de la fecha este sitio del Área de Prensa dejará de estar operativo para dar paso a la nueva versión del sitio.

De ahora en más, la nueva dirección de nuestras noticias será www.ms.gba.gov.ar/sitios/prensa/.

¡Gracias por su visita!

 

RESCATANDO EL LEGADO DE EVA PERÓN EN UNA SALUD SOCIAL E IGUALITARIA PARA TODOS LOS BONAERENSES

Por Alejandro Collia, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires.

El pasado 26 de julio, como todos sabemos, se cumplieron 60 años del fallecimiento de Eva Perón, la mujer más influyente de la historia política argentina, la abanderada de los humildes. No quiero dejar pasar estos días en que se la recuerda y homenajea en incontables lugares sin destacar su visión de la salud pública.

Eva fue una mujer que se adelantó a su tiempo y que logró conquistas que sin su labor apenas habrían podido ser pensadas por esos años. Evita puso el cuerpo, literalmente puso el cuerpo, a la razón que le daba sentido a su vida: un país más justo, más soberano, más igualitario.

En el momento más difícil de su vida Eva decidió atenderse en un hospital público, en el Presidente Perón de Avellaneda. Confió su cuerpo a la política sanitaria que ella había pregonado y logró, así, una identificación de la gente con el hospital público que sigue hasta nuestros días con la misma fuerza que en ese entonces.

La justicia social predicada y llevada a cabo por Evita tenía un fin tan claro como posible si se trabaja todos los días para lograrlo: la vida digna de todos los argentinos. Eva entendía que no hay vida digna si no hay acceso universal a la salud de todos los niños y niñas, de todas las mujeres, de todos los ancianos.

Fue con el primer peronismo, y con Evita, que la salud pública fue salud universal, con acceso gratuito e igualitario para todos. En esos años, la Fundación Eva Perón construyó cuatro policlínicos en Buenos Aires y otros cuatro en el interior del país, y proveyó de modernos equipamientos a las unidades hospitalarias.

El Tren Sanitario Eva Perón, dotado de la más moderna aparatología, cumplía con la tarea de relevamiento y protección de la salud de las poblaciones más alejadas de los centros vitales. Además, en septiembre de 1950, se inauguró la Escuela de Enfermeras, una de las obras más queridas de Evita, prestando sus egresadas servicio tanto en el país como en el exterior.

Eva interpretó perfectamente en la práctica lo que el primer ministro de Salud de la historia argentina pregonaba. “Los problemas de la Medicina como rama del Estado, no pueden resolverse si la política sanitaria no está respaldada por una política social”, afirmaba Ramón Carrillo.

Hoy, la provincia de Buenos Aires, lleva adelante una política de salud basada en los ideales de Eva Perón, rescatando su espíritu social y con el firme objetivo de que la buena salud sea, sobre todo, una salud con acceso igualitario para todos los habitantes de nuestro territorio, especialmente los más vulnerables.

Es bajo esta premisa que junto al gobernador Daniel Scioli pusimos en marcha el Plan Eva Perón: una escuela de formación de enfermeros que es la primera en toda América Latina en retomar el sueño de Eva con la formación de profesionales idóneos para la atención de nuestros enfermos. Hasta ahora ya egresaron 1.640 enfermeros y otros 4.400 se encuentran en formación.

Las políticas sociosanitarias son una constante en nuestra gestión. La razón es simple. Lo hacemos porque creemos que la mejor salud es la que iguala oportunidades. Así llevamos inauguradas cinco Unidades de Pronta Atención (UPA) en barrios de los distritos de Zamora, Avellaneda, La Matanza , Lanús y Almirante Brown. Estas unidades sanitarias tienen como uno de sus objetivos principales descomprimir la atención de las emergencias en establecimientos de mayor complejidad y dar respuesta rápida en zonas de mucha población. Es decir: garantizar el acceso a la salud.

También podemos hablar de las numerosas campañas gratuitas de vacunación, la incorporación de 10 vacunas al calendario provincial, como la antigripal o la HPV. La inversión en equipamiento en todos los hospitales provinciales y municipales. La inclusión como parte del equipo profesional de la salud pública a los promotores comunitarios: allí donde no llega el hospital o el centro de salud, están los promotores en 42 distritos para realizar un seguimiento de la salud de la población, asesorando a las familias.

La ley de fertilización asistida quizá sea el ejemplo más claro de una política sanitaria que hubiera celebrado Eva Perón. Todas las mujeres, todas, sin distinción de clase, pueden acceder a un tratamiento que les permita ser madre, un derecho que antes de esta ley sólo tenían las mujeres con capacidad económica para pagarse un tratamiento costoso en el ámbito privado.

La mejor forma de recordar a Eva en este nuevo aniversario de su muerte es llevando a cabo una salud pública al lado de la gente. Eso es lo que intentamos hacer todos los días.

LAS ADICCIONES Y LOS JÓVENES: UNA PROBLEMÁTICA SOCIAL QUE EL ESTADO DEBE ATENDER

Por Alejandro Collia, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires.

Ser adicto es tener un problema y no encontrar una solución. La adicción es una enfermedad física y psicoemocional. Y en el ministerio de Salud provincial trabajamos todos los días para abordar las adicciones como lo que son, ante todo: un problema de salud.

Cuando digo que las adicciones son un problema de salud estoy hablando de la salud en su concepto más integral y abarcativo. Tener buena salud no quiere decir estar bien físicamente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente como la ausencia de enfermedad o dolencia.

Una persona adicta al alcohol, a las drogas, a cualquier tipo de sustancia, definitivamente no se encuentra en un estado de completo bienestar. Tiene un problema de salud. Y es el Estado, como garante de la salud de la población, quien debe atender ese problema desde la raíz, sin criminalizar al adicto y ayudándolo a recuperarse en sociedad. Los especialistas hablan hoy de enfermedad bio psico social o de síntoma. Esto quiere decir, sobre todo, que la adicción no es un problema individual, es un problema social.

Para abordar la problemática nosotros contamos con la Subsecretaría de Atención a las Adicciones: una red pública y gratuita que se dedica a atender la problemática de la adicción y a controlar la venta de bebidas alcohólicas en toda la provincia de Buenos Aires. Hoy podemos decir que desde este lugar son muchas las formas en que abordamos las adicciones, que entendemos la complejidad del problema y actuamos en consecuencia.

Pero antes de contar cuáles son nuestras acciones y nuestra mayor premisa para trabajar en adicciones, quiero compartir con ustedes los datos del último relevamiento que realizamos en los CPA. La cocaína es la droga por la que más jóvenes requieren una consulta para tratarse. En segundo lugar está el alcohol y le siguen la marihuana y la pasta base. También sabemos que el 43,3 por ciento de nuestros pacientes tuvo como droga de inicio a la marihuana; el 30,2 por ciento el alcohol y el 9,8 la cocaína.

En cuanto a las acciones, actualmente contamos con 184 Centros de Prevención y Atención a las Adicciones, donde asisten unos 12 mil pacientes por año. En los centros los pacientes realizan psicoterapia y se recuperan de sus adicciones. Sólo en caso de ser extremadamente necesario se los medica para que puedan soportar las consecuencias de la abstinencia.

Justamente esta semana también lanzamos el 107 Adicciones, para que todos los centros de salud de la provincia de Buenos Aires llamen a este número cuando ingrese una persona con un cuadro de intoxicación. Los profesionales avisan al 107 y se envía un equipo móvil especializado que le ofrecerá al paciente atención personalizada y continuidad en el tratamiento. Es que la nueva política que estamos llevando a cabo, y por la que apostamos en materia de adicciones, implica que los equipos especializados no se queden en los centros a esperar que llegue el paciente si no que salgan a buscarlo.

Los equipos de los CPA están buscando generar espacios en los barrios, encontrar al adicto y profundizar en la estrategia de atención primaria de la salud: es decir que la salud esté donde se necesite y al alcance. Por ejemplo, estar en los clubes, centros de fomento o escuelas en el barrio, cerca de la comunidad, para hacer prevención donde está la gente y que la salud no sea el médico encerrado en el hospital.

Es necesario que el Estado rompa todas sus puertas y que seamos nosotros quienes lleguemos a nuestros jóvenes. Las adicciones son una enfermedad social. No podemos pretender tratarla simplemente con un diagnóstico y un tratamiento. Por eso avanzamos e incorporamos nuevas formas de abordarla, estamos en los barrios y vamos más allá de los controles. El ministerio de Salud, la gestión que me toca encabezar, quiere estar al lado de la juventud para ayudarla.

ENTRE TODOS PODEMOS PREVENIR LA BRONQUIOLITIS Y BAJAR AUN MAS LA MORTALIDAD INFANTIL

Por Alejandro Collia, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires.

Con la llegada del invierno aumentan las infecciones respiratorias agudas bajas. En el sistema de salud las llamamos por su sigla IRAB y sabemos que afectan, sobre todo, a nuestros pacientes más indefensos: los niños menores de dos años. Por eso, esta vez, voy a hablar de todo lo que podemos hacer para prevenirlas. Y es mucho.

Las complicaciones respiratorias en invierno son una realidad que cada año debe afrontar la salud pública: casi el 70 por ciento de las atenciones por guardia están relacionadas con alguna de las enfermedades respiratorias comprendidas por las IRAB.

Tan cierta es la magnitud de esta problemática como el hecho de que puede prevenirse, disminuirse y tratarse a tiempo.

Empecemos con las buenas noticias. El año pasado se registraron casi 16 mil casos menos de bronquiolitis en la provincia de Buenos Aires, con respecto a 2010. Contamos con la vacuna antigripal, la vacuna contra el neumococo y la vacuna contra la tos convulsa, disponibles y gratuitas en todos nuestros centros de salud. Estas vacunas, incorporadas en el Calendario Nacional, contribuyen a prevenir los casos de bronquiolitis.

También distribuimos 280 mil aerosoles de salbutamol y se invirtieron casi 20 millones de pesos para sumar enfermeros y médicos a los establecimientos sanitarios, previendo lo duro que puede ser el invierno.

Tan importantes como las medidas estrictamente asistenciales, son las campañas de sensibilización de la población. Me refiero a la promoción de los hábitos saludables que los ciudadanos pueden incorporar en su vida cotidiana: el lavado de manos y los ambientes libres de humo pueden evitar la propagación de los virus.

La suma de estas acciones nos permite afirmar que actualmente tenemos la tasa de mortalidad infantil más baja de la historia de la provincia de Buenos Aires: 11,5 por mil nacidos vivos. Vamos a redoblar la apuesta para que cada vez sean menos los niños que sufren una IRAB grave y podamos seguir en el camino de la reducción de la mortalidad infantil.

La bronquiolitis es una de las principales causas de muerte en niños de entre un mes y un año. Ante cualquier síntoma de una infección respiratoria, los padres deben llevar a sus hijos menores de 2 años a una consulta médica urgente. Si no se trata, la obstrucción bronquial avanza, el bebé no puede respirar y se corre el riesgo de muerte por hipoxia, que es la falta de oxigenación a nivel cerebral.

Es decir que no se puede ni se debe dejar pasar ningún síntoma en un niño menor de dos años. Y más en estos días cuando se espera que el pico de casos de bronquiolitis llegue a su punto más alto en las próximas semanas.

No se trata de asustar a los padres, se trata de extremar las medidas de prevención y de conocer cuán graves pueden ser las consecuencias en nuestros hijos.

La Provincia está haciendo su parte. Mediante la Campaña Invierno 2012 se vacunaron contra la gripe 1.500.000 personas, entre niños y adultos. La vacunación es igual de importante en los dos casos, porque los adultos funcionan como reservorios de virus que pueden contagiar a los más pequeños.

Por eso, todos los días y en todo momento insistimos con la importancia de vacunarse. Y vamos a seguir haciéndolo en conjunto con los 135 municipios hasta lograr el objetivo de 2.200.000 personas inmunizadas en la Provincia.

Juntos, la comunidad y el sistema de salud público, podemos lograr bajar los casos de bronquiolitis este invierno y seguir, así, en el camino de la reducción de la mortalidad infantil.

LA SALUD DE LAS MUJERES: EL ESTADO, GARANTE DEL ACCESO IGUALITARIO

Por Alejandro Collia, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires.

En la provincia de Buenos Aires viven más de 8 millones de mujeres. Bebas, niñas, adolescentes, jóvenes, jóvenes madres, mujeres adultas, adultas mayores, ancianas. Son nuestras madres, hijas, mujeres, compañeras de trabajo. El ministerio de Salud provincial, que tengo el honor de encabezar, concentra el sistema de salud público más grande del país en la atención de la salud de las mujeres. Y todos los días avanza en igualar el derecho de cada habitante de esta Provincia en el acceso a la salud.

Por eso, en el marco de la semana del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, quisiera recordar los avances que logramos junto a ellas, en el trabajo diario de construir juntos un sistema de salud que sea cada vez más inclusivo y acorde a las necesidades reales de las personas. Como pregona nuestro gobernador Daniel Scioli, Buenos Aires se transformó con la fuerza de las mujeres. Queremos seguir transformándola.

Desde el ministerio de Salud provincial abordamos la salud y la problemática de género reconociendo y promocionando el derecho de igualdad de la mujer en todos los ámbitos. Uno de los logros que más enorgullece por sus frutos es la Ley de Fertilización Asistida porque iguala el derecho de toda mujer a ser madre. Toda mujer con problemas de infertilidad puede recibir tratamiento gratuito en nuestros hospitales. Hoy podemos decir que nacieron 17 bebés y unos 70 vienen en camino. Eso es igualar los derechos de la mujer.

La salud sexual y reproductiva es uno de los puntos más importantes en el acceso de la mujer a una buena salud y, con ella, a una mejor calidad de vida. El Primer Informe sobre la Situación de Salud de las mujeres en la Provincia de Buenos Aires reveló que en cuatro años se incrementó del 31,8 al 42 por ciento la cantidad de mujeres que “siempre” se cuidan en sus relaciones sexuales. También que aumentó en 10 puntos porcentuales el uso de preservativo.

Los resultados forman parte del Programa de Salud Reproductiva del Ministerio, un programa basado en la difusión y entrega de métodos anticonceptivos y de educación sexual. Porque el acceso a los métodos anticonceptivos gratuitos y la información para tener un embarazo programado y prevenir las enfermedades de transmisión sexual es un derecho al que todas las mujeres deben acceder.

La salud es un derecho humano de las mujeres. No debe tener restricciones ni exclusiones de ningún tipo. La incorporación de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) en el calendario nacional obligatorio y gratuito es un paso más para lograr ese objetivo. En la provincia de Buenos Aires vamos por las 125 mil vacunas: significa que cubrimos casi el 90 por ciento del universo de 140 mil nenas de 11 años a inmunizar en 2012.

Otro gran paso para el bienestar en la salud de la mujer es el Programa Maternidad Segura y Centrada en la Familia, que consiste en el respeto de las decisiones de la mujer durante todo el proceso del embarazo, el parto y el puerperio. En todas nuestras maternidades promocionamos el concepto de parto respetado lo que nos llevó en seis meses a aumentar más de un 20 por ciento los casos de acompañamiento de la mujer durante el parto por parte de quien ella elige.

Estamos avanzando en generar acciones para que cada vez más la atención de la salud de las mujeres sea un derecho cumplido para todas las bonaerenses. Es el Estado, en este caso representado por el ministerio de Salud provincial, quien debe ser pionero en la lucha por igualar los derechos, para que todas las mujeres se realicen los controles ginecológicos que deben hacerse anualmente, puedan acceder a la atención médica cerca de sus casas y sin complicaciones, y sean respetadas por sus costumbres y cultura en el ámbito hospitalario, siempre.

PREVENIR LA TOS CONVULSA, UN DERECHO A CRECER SANOS

La vacunación es una aliada eficaz, accesible y gratuita

Por Alejandro Collia, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires.

En la provincia de Buenos Aires trabajamos para que todos los niños tengan una infancia sana, sinónimo de un crecimiento feliz. La buena salud comienza en la gestación, con el cuidado de la madre durante el embarazo, y continúa día a día después del nacimiento.

La prevención es la mejor forma de garantizar la salud. Es una premisa que el gobernador Daniel Scioli lleva adelante todos los días en la gestión: hay que anticiparse al problema y no esperar que surja para resolverlo. En el ámbito sanitario esa premisa significa prevenir.

Por eso, desde el ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires trabajamos para difundir las medidas de prevención a las que todos los niños deben acceder, por derecho y por obligación de sus mayores responsables.

En esta oportunidad voy a hablar de una enfermedad que sigue cobrándose la vida de muchos niños, sobre todo menores de tres meses de vida: la tos convulsa o coqueluche, una infección respiratoria que causa 294 mil muertes por año en menores de 5 años en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la provincia de Buenos Aires estamos logrando que cada vez menos niños mueran a causa de esta enfermedad. Nuestros últimos datos indican que durante 2011 la tasa de letalidad por coqueluche disminuyó un 12 por ciento, en comparación con el brote registrado en 2008.

Sin embargo, sabemos que la bacteria recrudece cada cuatro o cinco años y que el último brote fue en 2008. Una de las medidas más importantes en la prevención de una enfermedad es no olvidarse nunca que el brote puede resurgir, que la bacteria está presente y que siempre debemos trabajar para adelantarnos al problema.

¿Cuál es la mejor forma de prevenir el coqueluche? La vacunación. La bacteria que la causa, Bordetella Pertussis, se previene con el calendario vacunatorio completo, en todas las edades. El Calendario Nacional de Vacunación incluye cuatro vacunas contra la tos convulsa: la pentavalente que se aplica a los 2, 4 y 6 meses; la cuádruple, a los 18 meses; la triple bacteriana celular, al ingreso escolar; y la triple bacteriana acelular, a los 11 años.

El grupo de edad más afectado por el coqueluche es el más indefenso: los menores de 4 meses. Muchas veces la enfermedad aparece antes que el niño reciba la primera inmunización, que se da a los dos meses. Por eso este año se incorporó al Calendario Nacional de Vacunación Obligatorio la inmunización a embarazadas, desde la semana vigésima de gestación, con la vacuna triple bacteriana acelular (dTpa). De esta forma, los recién nacidos están protegidos hasta los dos meses cuando se aplica la primera vacuna.

Hay que recordar siempre que la tos convulsa es una enfermedad contagiosa aguda, que es prevenible, particularmente grave en menores de 1 año y ocupa el quinto lugar como causa de muerte en los niños.

De allí la importancia de aplicar también la llamada “Estrategia Capullo”, que consiste en vacunar a los convivientes de los chiquitos nacidos con menos de 1.500 gramos de peso, y al personal de salud asistencial en servicios de pediatría.

Esta medida se fundamenta en la evidencia a nivel mundial de que la principal fuente de infección de los lactantes son las personas mayores con las que tienen contacto: hermanos, padres, cuidadores. Esto se debe a que la inmunidad de la vacuna dura sólo 10 años, por lo que la mayoría de los adolescentes y adultos ya no está protegida.

La prevención de la buena salud es la mejor forma de evitar enfermedades. Los recién nacidos no pueden hacerlo por sí mismos. Es el Estado quien debe garantizarles una infancia sana. El sistema de salud público de la provincia de Buenos Aires trabaja todos los días con un objetivo: que todos los niños tengan igualdad de oportunidades en nuestra Provincia. Un calendario de vacunación completo es un paso más para lograrlo.